Grupo Argentino de Transcomunicación Instrumental

 

 

Un camino de Luz y Amor

           

            Somos una familia de Río Gallegos, con una historia muy similar a otras familias de cualquier punto del país. Somos padres de 3 hijos varones. Nuestro hijo Dany, de 17 años, decide por voluntad propia, dejar este mundo, trascender de plano. Salió una tarde para jugar al fútbol, pero su decisión ya estaba tomada, y en medio de la canchita, sentado, mirando al sol, después de haber pateado al arco, se disparó, fue el 8 de febrero del 2001.Nos dejó una carta, explicando sus motivos, y pidiéndonos que donáramos sus órganos, siendo esta su voluntad, así lo hicimos.

            Escribir esto es muy doloroso, jamás me habría imaginado hacerlo, pero esta es la realidad, y es tanto el amor que nos une que sentimos que siempre estará a nuestro lado.

            Dany era un chico "fuera de serie"...compañero, familiero...con una sabiduría de vida increíble, que nos superaba, como si hubiese vivido 70 años sobre esta tierra ...alegre ...divertido ... juguetón ...a veces parecía estar más allá del bien y del mal ...respetuoso de las decisiones de los otros, no juzgaba ...compasivo en extremo con los animales ...respetuoso de todo ser viviente ...paradójicamente respetuoso de la vida en todas sus manifestaciones.

            Se informaba muchísimo, creía, sabía y sentía que esta vida no es la verdadera vida... que es sólo un escalón,... un pasaje. Como mamá me costaba comprender que Dan hablará tan abiertamente de estos temas y se interesara tanto por la continuidad de la vida...  por la trascendencia de la existencia.

            Siempre sentí que sería muy especial en nuestras vidas, era algo sorprendente, tenía una frescura innata que atraía a todos los que lo trataban, siempre fue la Luz...  una Luz que no se puede apagar. Aún hoy desde el otro plano nos sigue iluminando. Hasta diría que su Luz es mas poderosa aún, porque tiene la fuerza de su Alma, pura... libre... quizá sea ese su estado natural.

            Al poco tiempo de su partida buscamos ayuda, así llegamos al grupo "Renacer", donde Mónica y su esposo, nos ofrecieron junto al resto del grupo su incondicional apoyo. Gracias a ellos, a las lecturas, al tiempo compartido, a la oración ... estamos empezando a entender aquello que Dany ya nos decía, de que se trata esto de vivir en este plano.

           Dany, muy sutilmente pero también de manera audaz, comenzó a enviarnos mensajes... pruebas de la existencia de otros planos, al principio no nos dábamos cuenta ... a veces dudábamos ... siempre razonando ... buscando la lógica ... cuando la única lógica es la del Amor ... la del corazón, esa es la única Razón. Pero llegó el momento que todo era tan evidente, que ya no podíamos dudar más y hasta el día de hoy nos pasan cosas sorprendentemente maravillosas.

          Mediante la TCI, gracias  a la colaboración de Mónica, establecimos contacto y les puedo asegurar que para nosotros fue un verdadero Renacimiento a la Vida, a la Fe, al creer en la continuidad de la vida. El saber que nuestro hijo nos ve, nos escucha, y nos siente, tal cual el mismo lo manifestara.

         Desde entonces nuestra vida cambió totalmente, es una vida más plena, más trascendente, y sabemos que este dolor, no es en vano, que es el verdadero crecimiento, al que seguramente todos vamos a llegar, porque nuestro cuerpo físico es solo un vehículo, para transitar un espacio y un tiempo como tal somos limitados, pero aquí tenemos que realizar determinados aprendizajes para realmente evolucionar. Las cosas no ocurren porque sí, todo tiene un porqué, un sentido, una dirección que no la podemos comprender en algún momento, no significa que más tarde no podamos renacer espiritualmente... comprender un poco mas y así tratar de evolucionar como seres humanos.

         Nuestra existencia es ahora más profunda, y trasciende al plano espiritual mucho más que antes, porque la fuerza del amor que nos une a nuestro hijo es inquebrantable, inmutable, va más allá del tiempo y del plano que nos hallemos, es realmente eterno, porque seguramente nos reencontraremos en un mismo plano, pero esto no es impedimento para reencontrarnos cada nuevo día en las manifestaciones puras, bellas, y alegres de esta vida, donde está y estará siempre presente nuestro hijo, porque así se nos manifestó durante 17 hermosos años de Luz y Amor...

                                                                   Carlos y Ana María ( papás de Dany)

                                                                  Fernando y Titi ( sus hermanos)

 

*  Vida Después de La Vida   *   Viaje Infinito Hacia La Luz *

 

Qué es TCI Cómo llegamos Objetivos Escritura Automática Mensajes de Esperanza Bibliografía Técnica Testimonios Conferencias Nuestros Encuentros Diamela