Grupo Argentino de Transcomunicación Instrumental

 

¿Dónde van nuestras almas cuando emprenden su vuelo a la libertad? ¿Cuáles son sus sentimientos? ¿Con quién están? ¿Dónde está ubicada esa otra dimensión o "más allá"?. Estas y miles de preguntas mas nos asaltaron cuando nuestra única y querida hija Diamela, de 16 años, partió en un accidente a ese otro plano de existencia el 21 de febrero de 1999.  

           Nos sumergimos en caída libre al más profundo abismo de tristeza. El centro de nuestro universo ya no existía. Nuestra dulce y preciosa Diamy ya no estaba. La desorientación era total. No había un solo motivo que nos permitiera aferrarnos a esta vida. Ahora sabemos que si hubiéramos desistido transitar este aprendizaje, hubiéramos cometido un gran error.

           A los tres meses nos percatamos de una serie de hechos que en su momento no vimos y que distaban mucho de ser "casualidades". Entonces reaccionamos y comenzamos a prestar atención; así esas "casualidades" nos llevaron a la puerta de Noelia y Luis Mariani, a los esposos Dray y a la TCI.

           Al mes de iniciar las grabaciones tuvimos la primera respuesta, entonces...¡era verdad! ¡Nuestra Diamelita estaba perfectamente bien, asistida por ángeles y guías y realmente continuaba su evolución en otro nivel de existencia muy cerca de nosotros! A partir de ese momento las respuestas a tantos interrogantes comenzaron a fluir en nuestra conciencia. Todo tiene una razón de ser.

           No desapareció el dolor pero al entender que la separación es transitoria y que nuestra querida hija esta muy bien y feliz, nos invade una maravillosa sensación de paz y amor hacia Dios y el Universo llegando a la comprensión de que todas las "imperfecciones" de esta vida nos llevan a la Perfección. Diamelita es hoy la luz que nos ilumina este camino. Son numerosos los padres que aprendieron a transcomunicar con nosotros en estos dos años logrando restablecer el contacto con el hijo que creían perdido gracias a ese lazo de amor que jamás se corta.

           Agradecemos infinitamente a los esposos Dray, Mariani y tantos otros que nos acompañan en este aprendizaje, a nuestra hijita por darnos tanto amor y ternura en este plano terrenal y ahora desde el otro y a Dios y Seres de Luz por permitir este contacto de almas que le volvió a dar color a nuestras vidas.

 

 Mónica y Juan Carlos Maldonado.

 Río Gallegos. Santa Cruz.


-- : Te ayuda el ángel

 

  Vida Después de La Vida      Viaje Infinito Hacia La Luz

 

Qué es TCI Cómo llegamos Objetivos Escritura Automática Mensajes de Esperanza Bibliografía Técnica Testimonios Conferencias Nuestros Encuentros Diamela