Grupo Argentino de Transcomunicación Instrumental

LA REALIDAD DE LOS  MENSAJES QUE RECIBO

 

Mi nombre es Silvia, soy la mamá de Gabriela, un ser dulce, generoso y noble, que ya no se encuentra físicamente entre  nosotros, y al que sigo amando tanto como la deseé y amé cuando llegó a este mundo.

Estoy convencida de que la conexión entre ambas continúa, así lo siento y ella  me lo hace saber mediante sus señales a las que estoy siempre atenta y sé que no aparecen por casualidad.

Desde pequeña, Gaby sentía admiración por los delfines y predilección por el color  violeta.

Tal vez se pueda comprender la relación entre la libertad y dulzura de estos nobles animales, con la espiritualidad que simboliza su color preferido

Varios de los mensajes que recibí de Gaby, tienen como protagonistas al delfín y pulseras color violeta; estoy segura que ésta es una de las maneras que utiliza Gabriela para identificarse. Ya sabemos que quienes aún transitamos ésta vida terrenal, generalmente necesitamos al principio, algunas pruebas racionales y concretas para comprender lo que sucede.

Debo destacar que hace más de 20 años, yo ya había atravesado la experiencia de enfrentarme y sentir la presencia  de mi Ángel de la guarda.

Mensaje 1

Poco después de la partida de Gaby estaba yo viajando  en un colectivo, ensimismada y triste, pensando en ella y en mi Ángel de la guarda…, de pronto un joven se acercó entregándome una pulserita con delfines color violeta acompañada de una imagen de mi Ángel de la guarda. El placer que me envolvió, me reanimó y alivió la tristeza.

Mensaje 2

Hacía semanas que estaba deseando escuchar su...Hola má! Y tenía en mi mente su voz tan clara como cuando me llamaba  por teléfono.

En esos días visité a una señora que me comentó haber visto por televisión a un grupo de personas representantes del grupo de TCI, que presentaban la voz obtenida a través de transcomunicación instrumental de uno de sus hijos que había partido diciendo….Hola má!

Sentí  en ese momento que se comunicaba conmigo, y decidí  ir por primera vez a una de las reuniones de TCI, que aún continúo. Fue el 3 de agosto de 2003, dos meses y unos días, después de la partida de Gaby.

Mensaje 3

El día de la partida de Gabriela, se acercó a mí un señor al que no conocía, me  ayudó y me contuvo como si nos hubiésemos conocido desde siempre.

No sé por qué, pero lo sentí como un enviado que venía para salvar de lo que quedaba de mí ante tanto dolor. Con el tiempo comprendí que nuestros Seres de Luz hacen todo lo posible por aliviar nuestro sufrimiento.

Algún tiempo después, esperando el colectivo, para asistir a una  de las reuniones de TCI, volvió a aparecer este señor al que no había vuelto a ver. De inmediato me sentí bien

Fueron casuales estos encuentros?

Mensaje 4

Al salir de una de las reuniones, empecé a caminar por Avenida Cabildo expresando en  mi mente….”Gaby, yo no voy a transcomunicar por ahora, pero si  vos querés, mándame una señal”… de pronto un globo de color azul con forma de delfín flotó de entre la multitud y se me acercó… ¡Señal maravillosa! Me quedé minutos parada frente a la gente que pasaba y ningún otro globo apareció…sólo ese.

Mensaje 5

Yo acostumbraba a dirigirme a Gaby con una palabra: Hermosa! Uno de esos días difíciles en que la tristeza me invadía por discusiones laborales y familiares, comencé a enviar mensajes a amigos y a mi ex pareja, que me mandaran algo lindo, lo necesitaba!  Pasaron minutos y no recibí nada. Al bajar del colectivo, desanimada, un hombre se dirigía mi diciendo: Hermosa!   Realmente sentí que esa palabra que me devolvió la autoestima me la dijo mi hija…tal cual y le decía a ella!

Mensaje 6

Un día al subir a un colectivo de la línea 168, el chofer se dirigió a mí, comentándome que siempre me había visto con una nena, preguntando si era mi hija, y afirmando que ya debería estar más grande. Preferí no contestar, pero al bajar le pregunté su nombre…--Gabriel.- respondió.

Gabriel me había estado hablando de mi hija Gabriela!   Otra casualidad?

Mensaje 7

Cuando se iban a cumplir dos años de su partida, quería un mensaje pensando siempre en ella. Buscando en una cajita cerrada, encontré un cabello que aún tengo guardado como algo muy especial.

Mensaje 8

Un día estaba en casa de mi ahijado con sus tres nenas, hojeando un álbum de stickers, el mismo contenía cerca de cien pegados en sus hojas, pero sólo uno se despegó despertando nuestra atención…era un delfín azul…!  Sentí que Gaby me decía…”yo también estoy aquí con ustedes!”

Mensaje 9

Muchos años después de su partida, el día de mi cumpleaños, caminaba por la calle sintiéndome muy triste y de pronto “choqué “  con una adolescente  que tenía, visiblemente tatuado, un delfín cerca de su corazón. El formato y el color eran iguales al que se había tatuado Gaby en su tobillo. Ahora estoy más segura de que los delfines tienen un significado especial para ella y para mí. El día de mi cumpleaños terminó con una agradable sensación.

Mensaje 10

El 26 de diciembre de 2007, participé de un encuentro de metafísica en la casa de mi amiga Mónica.

Estábamos sentadas ocho personas en rueda, mientras una perrita de dos meses no paraba de jugar y ladrar entre nosotros. En el medio de la meditación, tuve la sensación de que algo bajaba alrededor de mi cuerpo, la cachorrita se recostó sobre mis pies y quedó dormida por largo rato.

Mi amiga dijo que estaba viendo a Gaby que le decía: “va a estar todo bien”. Mónica quedó emocionada y yo segura de que la energía de mi hija estaba allí

 

 

                                                                                                       SILVIA FERNANDEZ

 

CLICK PARA VOLVER A SEÑALES

 

  Vida Después de La Vida      Viaje Infinito Hacia La Luz

 

Qué es TCI Cómo llegamos Objetivos Escritura Automática Mensajes de Esperanza Bibliografía Técnica Testimonios Conferencias Nuestros Encuentros Diamela